lunes 17/5/21

Una llamada de auxilio que parece que no oímos

GRAF8742. MURCIA, 29/01/2021.- Rubén Bimanuel es uno de los enfermos de Covid-19 ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), del Hospital Morales Meseguer de Murcia, tiene 38 años, ha perdido 12 kilos en una semana y aún no se explica cómo se contagió de la covid 19. "Vivimos casi autoconfinados al cien por cien desde marzo del año pasado. No tengo patologías previas, soy joven, no fumo y guardo todas las medidas de seguridad posibles", explica a EFE desde la cama del hospital, en cuya unidad de cuidados intensivos para pacientes muy graves ingresó directamente desde la puerta de urgencias hace dos semanas. EFE/Marcial Guillén
GRAF8742. MURCIA, 29/01/2021.- Rubén Bimanuel es uno de los enfermos de Covid-19 ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), del Hospital Morales Meseguer de Murcia, tiene 38 años, ha perdido 12 kilos en una semana y aún no se explica cómo se contagió de la covid 19. "Vivimos casi autoconfinados al cien por cien desde marzo del año pasado. No tengo patologías previas, soy joven, no fumo y guardo todas las medidas de seguridad posibles", explica a EFE desde la cama del hospital, en cuya unidad de cuidados intensivos para pacientes muy graves ingresó directamente desde la puerta de urgencias hace dos semanas. EFE/Marcial Guillén
¿se acuerdan de cuando salíamos a las ocho de la tarde a balcones y ventanas para aplaudir a los sanitarios? Y les llamábamos héroes y les agradecíamos su esfuerzo y el estar en permanente riesgo por intentar salvarnos del virus. Pues en algún momento todo eso se nos olvidó. Y se nos olvidó que seguimos en medio de una pandemia y que sin nuestro sentido común no hay medidas que valgan. Así que ahora esos sanitarios a los que convertimos en los profesionales más queridos del lugar están desesperados, lanzando cada día mensajes de auxilio que, por lo visto, no oímos. Todos los días, todos, algún profesional de un centro hospitalario nos pide ayuda. Habla de las plantas reconvertidas en zonas Covid, de la suspensión de las operaciones que no sean a vida o muerte, de lo cerca que está el colapso, del agotamiento y de la imposibilidad de que salgamos de esta sin poner de nuestra parte. Pues eso. Que hagamos caso antes de que se nos caiga la cara de vergüenza. A los que les quede vergüenza, claro. FOTO: Dos sanitarios atienden a un paciente covid en una UCI | efe

Una llamada de auxilio que parece que no oímos
Comentarios